CAMÍ DE SANT JAUME

El Camino

vídeo
1

Origen del peregrinaje a Sant Jaume de Galicia

La historia del Camino de Sant Jaume se remonta a principios del siglo IX (año 814) momento del descubrimiento del sepulcro del apóstol evangelizador de la Península Ibérica. Un pastor gallego llamado Pelayo ve un lucero que señala un lugar de la colina donde más adelante surgiría Compostela. La noticia llega rápidamente al obispo de la diócesis de Iria Flavia, Teodomiro, quien ordena desbrozar la colina. Se descubre el sepulcro atribuido al Apóstol y Teodomiro, por inspiración divina, anuncia solemnemente que los restos encontrados pertenecen al apóstol Sant Jaume.


Desde el descubrimiento, Santiago de Compostela se convierte en punto de peregrinación de todo el continente europeo. Cumplía todos los requisitos necesarios: la tumba con las reliquias de un Apóstol, la utilización del Santo como emblema contra los infieles, la situación de la tumba a las proximidades del fin de la tierra y las condiciones adecuadas para caminar con dificultad y sacrificio hacia occidente, el ocaso del sol.


El camino quedó definido entonces mediante la red de vías romanas que unía los puntos neurálgicos de la Península. El impresionante flujo humano que desde bien pronto se dirigió hacia Galicia hizo aparecer rápidamente numerosos hospitales, iglesias, monasterios, abadías y pueblos en torno a la ruta. Durante el siglo XIV empezó a decaer la peregrinación, hecho provocado por las guerras, las epidemias y las grandes catástrofes naturales.


La recuperación de la ruta empieza a finales del siglo XIX cuando el arzobispo Payá Rico redescubre los restos del Apóstol y el Papa León XIII confirma su autenticidad. Pero es durante el último cuarto del siglo XX cuando se produce el auténtico resurgir contemporáneo de la peregrinación. No hay duda que los componentes social, turístico, cultural o deportivo han tenido una gran importancia en la revitalización jacobea pero tampoco hay que olvidar que la ruta ha ganado su prestigio gracias a su valor eminentemente espiritual.


En el año 1987 el Camino de Sant Jaume fue declarado Primer Itinerario Cultural Europeo y en 1993 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.


* Guía "El Camí de Sant Jaume de Montserat a Alcarràs".

2

¿Quién fue Sant Jaume?

Sant Jaume era uno de los doce apóstoles de Jesucristo que, según la tradición cristiana, predicó en Hispania antes de morir decapitado en Jerusalén en el año 44 dC. La leyenda dice que su cuerpo fue trasladado en barca hasta el fin del mundo conocido, donde fue enterrado. Ocho siglos después, hacia el año 812, Pelayo, un ermitaño de la zona, vio unas luces milagrosas parecidas a una lluvia de estrellas que atribuyó al sepulcro del apóstol. Todavía hoy se discute si, etimológicamente, el nombre Compostela proviene del «campo de luceros» que vio al ermitaño o bien de compostum, 'cementerio' en latín.


* Guía El Camí de Sant Jaume del port de la Selva – Sant Pere de Rodes i de la Jonquera a Montserrat

3

El Camino de Sant Jaume y Cataluña

Existe la sensación de que Cataluña se ha mantenido al margen del movimiento jacobeo y de la peregrinación a Santiago de Compostela, pero la realidad es bien diferente. Históricamente, el nuestro es un país que, desde el primer momento, conecta con el hecho jacobeo. El culto a Sant Jaume en Cataluña era muy frecuente desde el inicio de las peregrinaciones. Una tradición muy extendida afirma que el Apóstol predicó en Barcelona, Lérida y Zaragoza. En algunos de estos lugares todavía se celebra su paso con fiestas y tradiciones populares específicas. Además, algunos de los primeros peregrinos documentados eran catalanes, como el abad Cesáreo de Santa Cecilia de Montserrat.


Cataluña, por su situación geográfica, siempre ha sido puerta de entrada privilegiada de todas las corrientes militares, ideológicas y culturales provenientes de más allá del Pirineo. Si se mira desde una lógica puramente geográfica, por Cataluña debió haber pasado una de las ramas europeas más importantes del Camino de Sant Jaume; en cambio, con el paso del tiempo quedó limitada a ser una ruta menor entre los caminos que conducían a Santiago de Compostela y, además, fragmentada, ya que por tierras catalanas pasaban diversos itinerarios que eran frecuentados de manera desigual por los peregrinos. O sea, que no se puede decir que hubiera una única ruta en Cataluña sino muchas, aunque algunas fueron más transitadas que otras.


Durante el siglo XI los reyes de Navarra, de Aragón y de Castilla y León iniciaron una política de construcción de infraestructuras para atender a los peregrinos que pasaban por sus tierras. Esta política no se desarrolló en Cataluña y por eso no disponemos de una ruta parecida al Camino Francés. Además, hasta la segunda mitad del siglo XII Cataluña no completa la reconquista de su territorio, de manera que durante los tres primeros siglos de peregrinaje a Santiago los caminantes se tenían que adaptar a las repetidas oscilaciones de la zona fronteriza entre los musulmanes y los franco-catalanes. Esta dificultad invitaba a la mayoría de peregrinos de la época a desplazarse hacia el lado occidental del Pirineo para acceder en la Península. El paso por el Pirineo oriental era menos dificultoso pero más inseguro de cara a enlazar con la vía principal que conducía a Compostela. Había peregrinos, sí, pero eran muy pocos los que se aventuraban a atravesar nuestras tierras. También influyó la menor cantidad de lugares sagrados con reliquias importantes que hizo desviar las corrientes de peregrinos hacia los lugares donde había un número mayor de reliquias. Así, podemos concluir que el Camino de Sant Jaume en Cataluña existió, aunque no pudo competir con los que ya estaban fijados durante el siglo XI y plenamente consolidados en el siglo XII.


Mientras tanto, el culto a Sant Jaume se extendía por la geografía del Principado tal y como lo demuestran las abundantes iglesias y poblaciones que están dedicadas a él. Tampoco se tiene que olvidar de que los únicos reyes llamados Jaume de las monarquías hispánicas son los surgidos de la dinastía barcelonesa, si bien la influencia nos vino desde Occitania, ya que fue María de Montpellier la que dio a su hijo el nombre de Jaume, con lo cual se inició una costumbre familiar en la familia real de Aragón y condal de Barcelona.


* Guía "El Camí de Sant Jaume de Montserat a Alcarràs".

4

Las rutas catalanas a Sant Jaume de Galicia

No tenemos que entender el Camino de Sant Jaume como una única ruta prefijada, las vías son múltiples aunque el destino es siempre el mismo; por eso desde las asociaciones y desde las entidades oficiales se defiende la existencia de una pluralidad de Caminos de Sant Jaume.


Sabemos que a partir del siglo XIII empezó a haber un cierto movimiento peregrino en Cataluña, pero desconocemos las rutas que seguían estos caminantes, ya que había diversas alternativas y no se han conservado itinerarios ni relatos de peregrinos que las describan. Los relatos de peregrinos que se conservan son posteriores. Parece bastante lógico pensar que en la Edad Media los caminos principales se apoyaban en la antigua red romana. De éstos, los más seguros y transitados eran los que conectaban los grandes centros urbanos, focos neurálgicos que combinaban capitalidad política y religiosa. Barcelona y Vic competían en centralidad y Perpiñán, Tortosa y Lérida eran puertas de acceso a otros territorios. La capital leridana, particularmente, era el punto de partida hacia los reinos occidentales y, por lo tanto, hacia Santiago. Desde los Pirineos hasta los valles del Segre y del Ebro, diferentes caminos permitían dirigirse a Compostela. En ningún caso eso quiere decir que el impulso de la peregrinación fijara las coordenadas de las vías; más bien al contrario, preexistían los caminos.


Así las cosas, no se puede hablar, en sentido estricto y como ya hemos dicho, de un itinerario único del peregrinaje catalán como si que lo era el Camino Francés que penetra en la Península Ibérica por Roncesvalles. En cualquier caso, hay algunas vías que los expertos consideran como las más habituales para los peregrinos que atravesaban tierras catalanas:


1. Narbona, Perpiñán, la Junquera, Gerona, Sant Cugat del Vallès, Montserrat, Cervera y Lérida; siguiendo en su primer tramo, buena parte de la Vía Augusta.
2. Narbona, Perpiñán, Camprodon, y de allí a Ripoll, Vic, Sant Cugat del Vallès y Montserrat, Cervera y Lérida.
3. Narbona, Perpiñán, Camprodon y hacia Besalú y Gerona donde se enlaza con la ruta 1.
4. Narbona, Foix, la Seu d'Urgell y Lérida siguiendo el curso del Segre.
5. Narbona, Saint Gaudens, Vielha, Huesca, Jaca. La vía menos concurrida y que sólo afectaba al extremo más occidental del Principado.


Sin duda, de los cinco itinerarios listados, los más concurridos eran los dos primeros. Hay, sin embargo, muchos más caminos como la vía del “Pallars” que provenía de Vielha y Salardú, siguiendo la Noguera Pallaresa o la vía tarraconense que de Barcelona bajaba hacia Tarragona o Tortosa para remontar el curso del Ebro. Sería casi imposible desglosarlos todos porque son muchísimos los pueblos y ciudades de Cataluña que guardan el recuerdo del paso de peregrinos por sus calles y caminos.


Los peregrinos que querían subir a Montserrat provenientes de Barcelona salían de la ciudad por la puerta de San Antonio y, por el margen izquierdo del Llobregat, iban hacia Martorell, atravesaban Masquefa, Piera, Vallbona d'Anoia, Capellades, Vilanova del Camí e Igualada y entonces visitaban el santuario, donde solían llegar por Collbató. Desde el siglo XVI también está documentada la ruta por Martorell, Esparreguera y Collbató.


Desde Igualada, los peregrinos proseguían el camino por Jorba, Santa Maria del Camino y Montmaneu y seguidamente Cervera, donde había un hospital. Desde Cervera, se continuaba por Tárrega, Vilagrassa, Mollerussa, Bell-lloc d'Urgell y Lérida, donde confluía otra ruta que venía de Tarragona.


Con el paso de los peregrinos, Cataluña vio potenciados sus propios santuarios, especialmente el monasterio de Montserrat y quizás también el de San Pedro de Rodes, que podía ser visitado por los que pasaban cerca del litoral viniendo del Rosellón. En Gerona, algunos peregrinos visitaban la tumba de San Narciso y, en Barcelona, muchos iban a rogar en la tumba de Santa Eulalia o a las reliquias de San Galderic.


* Guía "El Camí de Sant Jaume de Montserat a Alcarràs"

5

¿Para qué sirve la credencial?

La Credencial, sirve para obtener la Compostela.


Se trata de un documento que acredita que se ha hecho el peregrinaje a Santiago.


Este certificado, que expide la Catedral de Santiago, se entrega a aquellos peregrinos que declaren haber efectuado su peregrinación “pietatis causa”, es decir, por motivos religiosos o, cuando menos, espirituales.


En caso contrario, siempre os quedará la Credencial como documento acreditativo.


Para más información sobre este tema, consultar consejos/credencial

Vídeos

Inauguración del camino

Inauguración del camino

El pasado día 27 de marzo se inauguró el tramo que va desde el Port de la Selva hasta Montserrat.

Tramo desde El Port de la Selva a Montserrat

Port de la Selva - Montserrat

Tramo desde El Port de la Selva a Montserrat.

Tramo desde Montserrat a Alcarràs

Montserrat - Alcarràs

Tramo desde Montserrat a Alcarràs.

Otras formas de vivir el camino

Cultura

El Camino de Sant Jaume es Cultura


La cultura es la seña de identidad de Cataluña, un país de artistas y emprendedores que busca en el pasado la esencia de su espíritu innovador y abierto al mundo. Todo dentro de un paisaje caleidoscópico que ha servido de referencia e inspiración a arquitectos y escultores, músicos y pintores. La simbiosis entre naturaleza y cultura, entre el paisaje y la obra de los creadores de todas las épocas constituye uno de los principales atractivos que nuestro país ofrece a las personas que nos visitan.

Para más información: http://cultura.catalunya.com

Natura

El Camino de Sant Jaume es Naturaleza


Desde las cumbres más altas de los Pirineos hasta las calas más recónditas del Mediterráneo, pasando por las llanuras del interior o los parajes naturales del Delta del Ebro y de las Tierras de Lérida, Cataluña se sitúa en el nordeste de la península Ibérica, en la confluencia de dos grandes regiones biogeográficas europeas, la eurosiberiana y la mediterránea, que le confieren una particular y atractiva riqueza natural. Los numerosos parques y reservas naturales y los más de veinte espacios de interés ornitológico que se extienden a lo largo del país son muestra de su gran diversidad biológica.

Para más información: http://actiunatura.catalunya.com

Turisme Actiu

El Camino de Sant Jaume es Turismo Activo


Cataluña tiene diversos espacios excelentes para realizar actividades de ocio en contacto con la naturaleza, en las que la conservación del medio y la seguridad del turista son las prioridades básicas. La extraordinaria biodiversidad del paisaje catalán hace posible que el visitante pueda practicar el senderismo o el cicloturismo, rafting o hidrotrineo, navegar en kayak en el mar o en el río, bajar barrancos, volar en ala delta, parapente, globo o helicóptero, saltar en paracaídas, montar a caballo o hacer escalada.

Para más información: http://actiunatura.catalunya.com
                                           http://familiar.catalunya.com

Gastronomia

El Camino de Sant Jaume es Gastronomía


El reconocimiento gastronómico de Cataluña viene avalado no sólo por los siglos de tradición, su predisposición por la vanguardia y el prestigio internacional de 45 restaurantes catalanes, sino también por la importante tarea que hacen sus 17 colectivos de cocina, unas entidades que agrupan más de 200 restaurantes comprometidos a ofrecer una cocina arraigada en el territorio. Éste bueno "saber hacer" en los fogones y la gran calidad de la producción, transformación y elaboración autóctona (con 16 denominaciones de origen de productos como el vino, el cava y el aceite de oliva) han posicionado Cataluña entre los principales destinos gastronómicas del mundo.

Para más información: http://gastronomia.catalunya.com

Accessible

El Camino de Sant Jaume es Accesible


Actualmente con 21 destinos accesibles repartidos por el territorio, las personas con discapacidad pueden disfrutar de nuestra historia, nuestros recursos naturales, etc. El camino de Sant Jaume en Cataluña pretende facilitar información y herramientas para que las personas con movilidad reducida o algún tipo de discapacidad también tengan acceso.

Para más información: www.camidesantjaumeperatothom.cat


  • Camí de Sant Jaume
  • Camí de Sant Jaume
  • Camí de Sant Jaume
  • Camí de Sant Jaume
  • Camí de Sant Jaume
  • Camí de Sant Jaume
  • Camí de Sant Jaume
  • Camí de Sant Jaume
  • Camí de Sant Jaume
  • Camí de Sant Jaume
  • Camí de Sant Jaume
  • Camí de Sant Jaume
  • Camí de Sant Jaume
  • Camí de Sant Jaume
  • Camí de Sant Jaume
  • Camí de Sant Jaume
  • Camí de Sant Jaume
  • Camí de Sant Jaume
  • Camí de Sant Jaume
  • Camí de Sant Jaume
  • Camí de Sant Jaume
  • Camí de Sant Jaume
  • Camí de Sant Jaume
  • Camí de Sant Jaume




Turismo 2.0

Twitter

-

Flickr

-

Facebook

-

You Tube